¿Sucedió algo?

Fuentes de vídeo 233 Vistas Reportar

  • GAMOVIDEO

Alias: 1x13

La Caja - parte 2

Jack actúa con celeridad y se entrega, salvando a Sydney, y haciendo creer a Cole que él era el intruso y que ese problema queda ya eliminado. Sydney vuelve al “centro de operaciones” improvisado y encuentra una nota de su padre con las localizaciones de los explosivos y las instrucciones para desactivarlos. Jack comprende que es cuestión de tiempo que Cole abra la cámara y no pueden permitir que el SD-6 desaparezca.

Dixon consigue alcanzar una agenda electrónica y, en contra de las advertencias de Jack, envía un mensaje de socorro a la CIA (a la que cree que el SD-6 pertenece) para que monten un operativo de rescate y salven al SD-6. El agente de la CIA Haladki piensa que se trata de una trampa por parte de Sloane y rechaza tomar cualquier acción hasta contar con más pruebas. Vaughn obtiene las pruebas pero aun así Haladki rechaza tomar partido. De ese modo, arriesgándose a ser descubierto, se une a Sydney para desactivar los explosivos.

En su camino se interpone Toni, una de las integrantes del equipo de Cole, que intenta reducir a los dos agentes. Al final la amordazan pero Toni les informa de que es una espía doble del MI5 británico en una misión encubierta para descubrir a “El Hombre” y que deberían trabajar juntos. Como prueba, dirá a Cole que hay un agente libre y no dos. Ni Syd ni Vaughn se lo creen y la dejan amordazada para proseguir la desactivación de explosivos.

Weiss accede al registro de llamadas y descubre el ataque al SD-6, que considera suficientemente probado, y decide montar un equipo de asalto para impedir que los atacantes desconocidos puedan obtener lo que quiera que se encuentre en el interior de la cámara sellada de la agencia.

Toni es liberada por uno de sus compañeros y, como dijo, informa de que hay un agente más deambulando por las galerías del SD-6. Cole conecta la megafonía e informa a la “querida persona” que si no se entrega, comenzará a ejecutar a todos los agentes uno por uno, comenzando por Jack. Sydney se entrega y es atada junto a sus compañeros. Afortunadamente, entre sus pertenencias se encuentra un pendiente explosivo cortesía de Marshall, que utiliza contra sus captores, permitiendo una vuelta de las tornas, y zafándose de ellos, no así de Cole que se encuentra en la cámara, a punto de abrirla.

Will encuentra la cerradura de la llave que le facilitó la voz misteriosa. Es una taquilla que contiene un sobre con la autopsia de la mujer de McNeil, que sugiere una causa diferente a la apuntada en el juicio. Will le da el sobre a Kelly, pidiéndole que se lo entregue a su padre y advirtiéndola que se esconda, que desaparezca, por su propia seguridad.

Sloane indica a Jack que si no desactivan el bloqueo, las cargas explotarán. Dado que Jack no sabe si Vaughn ha desactivado todos, intenta librar a Sloane de sus ataduras metálicas a la silla de tortura. Sloane comprende que tal cosa no es posible y que hay prisa de modo que ordena a Jack que le corte su dedo índice para desactivar el proceso. Jack lo consigue segundos antes de que la cámara sea abierta y Cole se hace con el preciado objeto: una pequeña caja metálica con el símbolo de Rambaldi en su tapa.

Sydney intenta detener a Cole pero no lo consigue. Sin embargo, tras salir del edificio, Cole se enfrenta con el equipo de asalto de Weiss y Vaughn. Intenta huir pero en este caso Sydney logra detenerlo en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Como resultado, la CIA se hace con la cajita mientras que Sloane y la Alianza piensan que Cole y “El Hombre” son poseedores de su contenido: un pequeño frasquito con un líquido en su interior.

Vaughn convence a Sydney de que todo esto ha sido posible gracias a ella y que aunque esté tentada de abandonar el SD-6, desde que comenzaron a trabajar juntos han hecho grandes progresos, y todo gracias a su buen hacer. Sydney opta por no dejar la vida de espía y continuar con su labor.

Alias: 1×13
Feb. 10, 2002